“La magia de la mediación” por María Luz Vilarroya

María Luz Vilarroya Mediadora.

En este, el último domingo de abril nos visita una maravillosa maga, hacedora de magia donde las haya, Maria Luz Vilarroya. 

“Hace algo menos de un año conocí a María Luz y, desde el primer momento, supe que su apuesta profesional por la mediación formaba parte de su esencia. No se había equivocado. Quizá por ello, cuando ella te habla de conflictos, de intereses encontrados, de “galimatías” interiores y de puertas para afuera… también te está tendiendo la mano hacia la solución. Ese es su talento. Ese es su arte  y su pasión. María Luz, arroja precisamente eso, luz  donde otros ven sombras y no adivinan donde puede estar el camino para que las relaciones no se rompan con dolor y de forma irremediable. Su aportación es de un gran valor. Además lo hace desde una cercanía y una humanidad que nunca te deja indiferente. Gracias, por aceptar este reto y por resolverlo de una manera tan bella. De aquí en adelante ha entrado una luz a nuestros domingos que ya no podrá apagarse nunca. GRACIAS.” Cristina Mulero

 

Hay mujeres fuego que te llenan de ternura las costillas

Mujeres que iluminan la mañana abrazando la vida

sabedoras de que todo es posible

que no importan las condiciones climatológicas,

en todo momento, tenemos la capacidad de elegir.

Hay mujeres valientes que saben desnudar el alma

y que el amor es siempre la solución.

Porque el amor, te permite ver más allá de las diferencias

y de las “necesidades” individuales.

El amor te abre la comprensión y dilata el corazón.

Te recuerda que disfrutar de la vida, vuelve a ser algo que tú, decides.

Hay mujeres talismán que te invitan a la reflexión para la consecución de un mundo mejor. Mujeres que viven cada día sus valores siendo modelo de cambio para los hombres y mujeres del mañana.

Nuestra mujer fuego,

Mujer valiente

Mujer talismán

Nuestra amiga, María Luz Vilarroya.

Tania Evans

Maria Luz  nos habla hoy del CONFLICTO y los GALIMATÍAS

Según el DRAE:

Conflicto. (Del lat. conflictus).

  1. m. Combate, lucha, pelea. U. t. en sent. fig.
  2. m. Enfrentamiento armado.
  3. m. Apuro, situación desgraciada y de difícil salida.
  4. m. Problema, cuestión, materia de discusión.
  5. m.Psicol. Coexistencia de tendencias contradictorias en el individuo, capaces de generar angustia y trastornos neuróticos.
  6. m. desus. Momento en que la batalla es más dura y violenta.

Galimatías.

(Del fr. galimatias, discurso o escrito embrollado, y este del gr. κατὰ Ματθαῖον, según Mateo, por la manera en que este evangelista describe la genealogía que figura al comienzo de su Evangelio).

  1. m. coloq. Lenguaje oscuro por la impropiedad de la frase o por la confusión de las ideas.
  2. m. coloq. Confusión, desorden, lío.

——————————————————————————————————-

En este “espacio” de palabras se cuela hoy, el CONFLICTO.

Ambos, conflicto y palabras tan unidos a nuestra condición humana.

¿Qué seríamos sin palabras que pudieran traducir nuestro GALIMATÍAS emocional o gritaran al mundo lo que sentimos?

Con ellas desgranamos nuestras emociones, narramos historias, damos pie a malos entendidos. Con ellas interpretamos nuestra realidad, a veces tan lejana y diferente del que nos acompaña en el camino. Surgen así las posiciones encontradas, los intereses opuestos y, muchas veces, las guerras absurdas. Las famosas “diferencias irreconciliables de caracteres”.

Estalla la tormenta interior de sentimientos desbocados y desordenados. Un laberinto en el que las emociones se agolpan en busca de salida. ¡Un verdadero galimatías!

Y en ese laberinto en el que nos encontramos vamos sembrando un campo de minas dispuestas a estallar ante el más mínimo “paso en falso” sin caer en la cuenta que, cuando estallen, ahí también estaremos nosotros para resultar heridos.

Sin embargo, del laberinto se sale del mismo modo que del conflicto se aprende…aprendemos de nosotros mismos y de los demás. No tiene por qué ser negativo.

Puede servir para “resetear” nuestras relaciones, valorar lo que no funciona de ellas o darnos cuenta de cuánto nos importan. Nuestro botón de “reseteo” conecta razón con corazón y aunque lograr el equilibrio entre ambos no es fácil cuando se consigue la satisfacción es inmensa.

Ojalá en este domingo de abril sepamos aprovechar la oportunidad que nos ofrecen los pequeños conflictos diarios para tomar conciencia de lo que tiene de mejorable nuestra vida.

Ojalá seamos capaces de asumirlos no con dolor o frustración, sino con valentía, responsabilidad y creatividad. Porque cada uno de nosotros tiene una manera única de hacer las cosas, única también es la forma con la que resolvemos nuestros conflictos y ponemos orden a nuestro galimatías interior.

¡Feliz domingo!

María Luz Vilarroya Mediadora

“Tú eliges la solución”

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s