¡Es un delito el talento! Max Estrella “Luces de Bohemia”

Domingo de ESPERPENTO, el género literario creado por D. Ramón del Valle Inclán con su célebre obra, Luces de Bohemia. Veamos pues  a que nos referimos cuando decimos que algo es esperpéntico.

Según el DRAE, encontramos las siguientes definiciones para el término:

(De or. inc.).
1. m. Hecho grotesco o desatinado.
2. m. Género literario creado por Ramón del Valle-Inclán, escritor español de la generación del 98, en el que se deforma la realidad, recargando sus rasgos grotescos, sometiendo a una elaboración muy personal el lenguaje coloquial y desgarrado.
3. m. coloq. Persona o cosa notable por su fealdad, desaliño o mala traza.

La «deformación grotesca de la realidad», utilizada por Valle-Inclán en su teatro, estaba al servicio de una implícita intención crítica de la sociedad, específicamente la española de ese tiempo; aunque en la difusión del término ha sido común su extrapolación a otras épocas y otros lugares.

Algunas de las características del esperpento serían:

  1. Lo grotesco como forma de expresión:
    • la degradación de los personajes.
    • la reificación o cosificación de los personajes, reducidos a mero signo o a muñecos.
    • la animalización o fusión de formas humanas y animales
    • la literaturización del lenguaje coloquial, frecuentemente investido de todo tipo de intertextualidades.
    • el abuso del contraste
    • la mezcla de mundo real y de pesadilla
    • la distorsión de la escena exterior
  2. La deformación sistemática de la realidad:
    • la apariencia de burla y caricatura de la realidad
    • el significado profundo, semi transparente, cargado de crítica e intención satírica que constituye la auténtica lección moral
  3. La presencia de la muerte como personaje fundamental.

Como ya hemos comentado la obra Luces de Bohemia es la primera obra que da título a este género literario, que se convirtió en una crítica feroz a España y los españoles.

estrella

 En primer lugar encontramos al protagonista Máximo Estrella, poeta ciego y representación de la primera bohemia que, como España, había sufrido una degradación trasformándose en bohemia “golfante” (de interés es la ironía y sarcasmo con la que habla del Modernismo “La Buñolería entreabre su puerta y del antro apestoso de aceite van saliendo deshilados, uno a uno, en fila india, los Epígonos del Parnaso Modernista” donde Buñolería representa el lugar de reunión y con aceite podría aludir a las “parafernalias” modernistas). La figura de Max está inspirada en la  de Alejandro Sawa el “bohemio” por excelencia que ya había sido inmortalizado en Villasús, un personaje del “Arbol de la ciencia” de Pío Baroja. Max es una de las pocas figuras nobles en la obra, aunque ciego es el único que ve la realidad tal como  su crítica es poderosa (“¿Mateo, dónde está la bomba que destripe el terrón maldito de España?”, “Latino, deformemos la expresión en el mismo espejo que nos deforma las caras y toda la vida miserable de España”); a su furia se une una fuerte sensibilidad y humanidad como en el dialogo con el preso: “P: Van a matarme… ¿Qué dirá mañana esa Prensa canalla? M: Lo que le manden. P:¿ Está usted llorando? M: De impotencia y de rabia.

EL AUTOR

Ramón María de Valle-Inclán ( o Ramón Valle Peña) nace en Villanueva de Arosa en 1866. Su carrera empieza con los estudios de Derecho que pronto deja para seguir su espíritu aventurero marchándose así a México. A su regreso en  1893 empieza en Madrid una vida bohemia que le procura, junto a la actividad artística, una fama en continuo crecimiento .

En 1907 se casa con Josefina Blanco y tiene una hija; Valle-Inclán trabaja en 1916 para los franceses en la guerra, ese mismo año enseña en la cátedra de Estética en la escuela de Bellas Artes en Madrid. Muy pronto deja este empleo para dedicarse completamente a la literatura. En 1933 se separa de su mujer , su salud empeora y tras ser nombrado por la República director de la Academia Española en Roma, se retira en Santiago de Compostela (1935) y en  enero  de 1936 muere.

 

 

Diccionario de la Real Academia Española, 22ª ed., 2001, p. 978, § 2.2
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s