El glamour no existe… ¿O sí?

Último domingo de mayo, y como ya es habitual en nuestro blog,  hoy recibimos invitada . Es la quinta invitada del año,  y para nosotras, no es un domingo cualquiera. No puede serlo cuando lees y entiendes a María A. Sanchez. Ella es única por muchos motivos. El primero, es tan valiente, que pone patas arriba los tradicionales conceptos asociados a la imagen. Además lo hace desde un conocimiento profundo y científico de lo que llamamos “belleza”. Por eso, palabras como glamour no  están en su vocabulario. Ella está por encima de esos juicios de valor que  literalmente y como ella afirma “nos ponen en las manos del otro”.

María es una persona  vital, pasional y apasionada de su trabajo y de la vida.  Es la honestidad vestida de mujer, una honestidad tan auténtica que ella transforma tu forma de mirar y ver el mundo, lo humaniza, lo  llena de pleno sentido anulando lo  superficial, lo vacío, lo automático… para pasar de “la reacción emocional, a la elección consciente”

Es un honor que tus letras y un poquito de tu vida sean hoy para DOMINGOS CERVANTINOS

EL GLAMOUR NO EXISTE… ¿O SÍ? por María A. Sanchez

‘Encanto sensual que fascina’, es la definición que nos da el diccionario de esta palabra, que Tania y Cristina me piden que comente.

La razón: estoy en  contra de los juicios de valor dirigidos hacia las personas. Independientemente del importante hecho de que el glamour no es una competencia que se pueda adquirir. No tiene ‘saber’, ni ‘say ber hacer’… solo ‘ser’, solo que a juicio de otra persona!

¿Para que sirve (si fuera posible adquirirlo, en contra de lo que predico) tener glamour?

Si es solo para estimular los sentidos de quien nos mira, esa persona nos estaría calificando como ‘elemento de su paisaje’, como herramienta para su deleite.

Haciendo un sondeo, para escribir este post, uno de los comentarios que más refleja mi visión, es el de http://eleganciaperdida.blogspot.com.es/2007/11/el-glamour-y-la-elegancia.html

El glamour, al menos así lo entiendo yo, es una característica que otorgamos a aquellos seres humanos que despiertan en nosotros cierto nivel de atracción. Una atracción que procede generalmente de la fama y el prestigio que los medios de comunicación conceden a determinados individuos. Cabe destacar que los media otorgan prestigio y fama no en base a un sistema de méritos personales o profesionales, sino por el nivel de interés que pueda despertar una persona y, por ende, por los niveles de audiencia que llegue a generar aquella. Por poner un ejemplo, el fallecido Fernando Fernán-Gómez era mucho menos famoso de lo que era Carmina Ordóñez, las muertes de uno y otro produjeron un volumen muy diferente de minutos de televisión o de páginas de prensa.

(…)

 

 

En el mismo sentido nombraba este concepto, junto a otros del mismo estilo en mi post de noviembre del años pasado: http://www.mariaasanchez.com/tu-imagen-de-marca-personal-en-3-pasos/

(…)

Elegante, con estilo, glamour, porte, presencia… son palabras que defino como huecas y que prohíbo tajantemente en mis clases, pues solo sirven para que la propia valía esté en manos de los demás… entre otras razones porque “no es correcto”  decirlas de uno/a mismo/a. (…)

Recuerdo el comentario que leí de Sarah Jessica Parker (jamás lo hubiera esperado de ella, pues en la famosa serie que protagonizó, hacía continua loa de lo innecesario):  “El glamour es como el algodón de azúcar, un puñado de calorías vacías”.

(…)

 

A todas esas palabras yo les llamo huecas… sin rango de cualidad `útil’,  son del tipo que utilizan para calificar a las ‘celebrities’ los periodistas. Y los publicistas para poner ‘la zanahoria en la punta del palo’ y provocar el consumo.

Es algo tan inconcreto,  que puedes pasarte la vida intentando tenerlo. Lo malvado: solo será así si alguien te lo dice.

Si alguien sentencia que nos falta glamour, será porque desea disfrutar de nuestra persona como elemento de su paisaje. Consejo: que mire un cuadro. O que se ponga glamuros@ y se mire al espejo.

No nos pongamos en manos del otro, asumiendo un objetivo tan inalcanzable como inútil.

Basado en el famoso ‘Triple filtro de Sócrates’ (que recomienda hacer y decir Solo cuanto sea Útil, Bueno y Verdad), un grupo de alumnos y yo construimos hace tiempo un acrónimo que sirve de bandera a todo cuanto hago y comparto con placer:  SUBVe!

 

Para conocer más el trabajo de esta experta en imagen de marca personal puedes visitar su web

http://www.mariaasanchez.com/

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s